Reunión con la SEAD para tratar la recomendación sobre Smart Port

Reunión con la SEAD para tratar la recomendación sobre Smart Port

El pasado martes, 5 de noviembre, tuvo lugar en la sede de la Secretaría de Estado para el Avance Digital (SEAD) una reunión de trabajo sobre los requisitos de interoperabilidad entre las plataformas smart de las entidades portuarias y ciudades “Recomendación Smart Port”. La Red Española de Ciudades Inteligentes estuvo representada por su Oficina Técnica y varias de las ciudades RECI con instalaciones portuarias (Algeciras, Málaga, Palma de Mallorca, Sevilla y Valencia) con el fin de valorar el impacto que pueda tener la próxima directiva, así como las oportunidades de mejora y optimización que ofrecería su aplicación.

En la recomendación se define al puerto inteligente como un puerto innovador, que hace uso de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) y otros medios para mejorar la calidad, la eficiencia y la competitividad. Durante la cita se pudieron de manifiesto una serie de ejemplos relativos a los servicios inteligentes posibilitados por la interoperación entre plataformas de puertos inteligentes, ciudades y elementos ciudad:

  • Servicios para los ciudadanos, con previsiones de tránsito de personas o disponibilidad de entradas para eventos.
  • Servicios para el puerto y operadores comerciales, sobre todo turísticos, servicios portuarios, previsión de taxis, etc.
  • Servicios para la ciudad, con oferta cultural, avisos de movilidad, conexiones con transportes, etc.
  • Eficiencia en procesos portuarios, como consumo energético, uso de agua o contaminación.

También contó con una presentación de la próxima norma por parte de los representantes de la SEAD y Puertos del Estado, exponiéndose varios escenarios y casos prácticos en los que esta directiva puede ser de utilidad. Entre los ejemplos, se abordaron las recomendaciones de recursos turísticos, la necesidad de garantizar la interoperabilidad entre plataformas de ciudad y puerto inteligente o los modelos de destinos turísticos inteligentes.

Finalmente, se destacó la oportunidad que supone esta directiva para la mejora de la cooperación entre todos los agentes implicados, además de la necesidad de profundizar en la aplicabilidad de la misma y en la medición de los resultados tras su implantación.